.

.

dijous, 6 de juliol de 2017

L'HORA DE L'ÀNGELUS

Iglésia de San Miguel, Còrdova

16 comentaris:

  1. Nitidesa que m'encisa Josep.
    Rep una abraçada amic.

    ResponElimina
  2. El bastón, el sombrero, la blancura: el recogimiento. Y la pérdida.

    ResponElimina
  3. Un gran momento que muchos desconocen. La foto perfecta para el momento.

    ResponElimina
  4. Una foto preciosa, Josep... M'encanta quan et deixes seduir per aquestes ombres :)

    Salut!

    ResponElimina
  5. Único protagonista y quizás haya sido también la única vez que lo ha sido.

    ResponElimina
  6. Me gusta, el contraste de tonos funciona muy bien pero, como diría Gloria, quizás demasiado negro. Un poquito mas cerca o recortarla

    ResponElimina
  7. Fantàstica Josep, perfecta edició per al missatge, així com l'aprofitament de la llum, l'enquadrament i el descriptiu gest de l'home.

    Una abraçada.

    ResponElimina
  8. Para quitarse el sombrero...como el protagonista.
    Un abrazo fucking master

    ResponElimina
  9. L'oportunisme de l'instant i el domini dels clarobscurs es donen la mà en aquesta excel·lent imatge.
    Una abraçada.

    ResponElimina
  10. Buen instante bien aprovechado en el que la luz ilumina a nuestro protagonista.Veo que te ha cundido tu paseo por Córdoba y eso que has ido cuando más calor hacía.

    Besos

    ResponElimina
  11. Bella y misteriosa fotografia. Desvela todo el oscurtantismo que rodea a la religión.
    Un abrazo.

    ResponElimina
  12. Lo que se tiene que ir a negro se va a negro, las luces están en su punto dejando apreciar con detalle aquello que interesa, mostrando una escena preciosa y precisa. Un abrazo

    ResponElimina
  13. Que bien dominas la luz y el blanco y negro.

    ResponElimina
  14. Wonderful light in the man, well done.
    Un abraçada

    ResponElimina
  15. Muy bien captado ese ambiente de recogimiento que si no lo es debería ser propio de las iglesias. El juego de luces y sombras es magnífico, pero en este caso me decanto por el buen trabajo con las sombras que, incluso en las más profundas, siguen conservando algo de detalle sin llegar en ningún momento a estar empastadas.
    Un fuerte abrazo,

    ResponElimina